martes, 23 de junio de 2009

De vuelta...

“¿Mataría, torturaría, aniquilaría por ti? ¿Qué trata de ser eso, una declaración de amor? Eres patético, ese niño acabaría contigo sin siquiera pestañear” sus ojos encendidos de desprecio herían su orgullo…

“Pruébame y te demostraré de qué soy capaz… Pero si yo acabara con él tú…”

“¿Yo qué?” dijeron sus labios casi rozando los de él “¿si yo qué…?” su voz era un jadeo irresistiblemente lujurioso “¿si yo me entregaría a ti? ¿eso es lo que quieres?”

“Sí…”

El estruendo de su risa se escuchó en todo el maldito bar...

“El Gato es mío y trabajo sola” dijo mientras atravesaba la puerta saliendo del lugar…

9 comentarios:

  1. esto es lo que me parte la cabeza de ANNE...vos sabes!!

    ResponderEliminar
  2. ¿Lo perra sádica que es?

    Yo también los extrañaba...

    ResponderEliminar
  3. terrible y temible mujer!!!
    personalmente
    sólo me gustaría mirarla

    un besote

    no, un gran besote!

    ResponderEliminar
  4. Y vuelve Anne, con su misterio... Entra de nuevo y sale. Da miedo, pero me encanta, me engancha.

    ¿Qué tal esos parciales?

    Un besito.

    :) Reina. La verdadera, no lo dudes. ya te pondrás al día

    ResponderEliminar
  5. Qué enigmáticas y misteriosas líneas. Me recuerda a la escena de alguna película :P

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Le rêve est une hypothèse, puisque nous ne le connaissons jamais que par le souvenir, mais ce souvenir est nécessairement une fabrication.

    ResponderEliminar
  7. Me gustó la manera en que etá escrito. Gracias. volveré.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo dijo...
    Con respecto a su comentario feminista sobre si a Maldita Ginebra no la banca nadie...

    "lo que pasa es que siempre que tuvimos "mujeres" tras la barra (a cargo del bar, pub, antro etc etc) haciendo Maldita, nos rajaron. Los que más nos aguantaron en el tiempo, fueron: hombres "tras la barra"..."
    Urrus

    ResponderEliminar

Te leo...